Coaching aplicado a la belleza. Saca fuera lo que llevas dentro.

El coaching aplicado a la belleza trabaja a dos niveles que puedes utilizar por separado o en conjunto con un mismo cliente.

El nivel 1 es el que podríamos decir que es más superficial, trabaja con la manera que tenemos nosotros los profesionales de preguntar y trabaja con nuestra escucha activa.  Aprender a escuchar sin juzgar o querer saber lo que quiere la persona solo nos llevará a tratamientos donde sobreentender lo que quiere el cliente puede hacer que fracasemos en los resultados de los tratamientos.

El segundo nivel es mucha más profundo y en el trabajamos con la autoestima y la seguridad del cliente.

No existen claves para que te vaya bien o mal, no hay recetas, ni magia, ni fórmula.

Si quieres que todo te salga a pedir de boca, SONRÍE, ESCUCHA Y MIRA A LA CARA.

Aunque esto que parece tan fácil si no te viene de serie (de nacimiento), has de entrenarlo. Así que si te animas te esperamos en nuestro curso de coaching de belleza o en nuestras sesiones individualizadas.

Sin más.